Venta de semillas de marihuana en México
Venta de semillas de marihuana en México
CBD-cannabidiol-marihuana

CBD Cannabidiol, ¿qué es, cuáles son sus propiedades?

El Cannabidiol o CBD, es uno de los dos cannabinoides más conocidos de la planta de cannabis

Después del THC (Δ9-tetrahidrocannabinol), el cannabidiol o CBD es el cannabinoide natural más investigado y con más potencial medicinal. De entre todos los cannabinoides, el CBD y el THC (y también el cannabinol o CBN) son los que están presentes en concentraciones más altas. El cannabidiol y el tetrahidrocannabinol tienen una relación de interdependencia especial y trabajan conjuntamente para implementar sus mutuos beneficios terapéuticos.

El CDB es un cannabinoide no psicoactivo, mientras que el THC sí lo es y, como tal, es capaz producir efectos eufóricos o disfóricos. La sensibilidad de un individuo al THC es un factor de suma importancia para decidir la dosis y las proporciones adecuadas para un tratamiento con un alto contenido en CBD. Porque el CDB tiene la capacidad de disminuir o neutralizar la psicoactividad del THC. Por lo tanto, una mayor proporción de CBD frente al THC implica menos efectos a nivel cerebral.

En los seres humanos hay dos tipos de receptores cannabinoides (CB1 y CB2) en las células de todo el cuerpo, aunque son más abundantes en el cerebro y en el sistema inmune. Cuando un individuo toma CBD, los receptores cannabinoides se activan automáticamente y se enlazan en la superficie de las células. Los estudios realizados indican que cuando administramos cannabinoides no tóxicos a nuestro sistema endocannabinoide, no se genera hábito sino un sistema endocannabinoide más sano.

El CBD se encuentra en porcentajes diferentes en función de la variedad del cannabis. En algunas variedades hay muy poco mientras que en otras puede ser más abundante, o bien puede encontrarse en proporciones más o menos iguales que el THC.

Normalmente, el CBD se encuentra en porcentajes que varían entre el 0,6 % y el 1 % de la planta. Las genéticas que contienen menos del 0,6 % pueden ser consideradas como bajas en CBD y las que sobrepasan el 1% son muy fuertes. Quizás pueda parecer una diferencia muy pequeña, pero es suficiente para interactuar con el THC en pequeña o gran medida. Es cierto que actualmente se puede conseguir un porcentaje mucho mayor. Pero estas genéticas tan potentes en CBD, que incluso superan el 7%, no son muy habituales. El porcentaje nos muestra cuánto CBD tiene una determinada variedad en comparación con los otros compuestos que componen el cannabis.

Semillas de marihuana con alto nivel de CBD

Como sabemos, el cannabis tiene algunos cannabinoides que tienen efecto psicoactivo (alteración de la percepción y modificación del estado de ánimo) y otros que no lo tienen. Entre los que tienen efecto psicoactivo están el delta-9-THC, el CBN (cannabinol) y el delta-8-THC, con distintas potencias y concentraciones en la planta, siendo el más psicoactivo el delta-9-THC. Estos cannabinoides son los causantes de los efectos psicoactivos más buscados por los usuarios recreativos de la marihuana.

Sin embargo, aunque el CBD es un cannabinoide que actúa en el sistema nervioso central y por lo tanto es psicotrópico, no tiene efectos psicoactivos como el THC. Más bien todo lo contrario ya que antagoniza los efectos psicotomiméticos (psicótico símiles) que el THC causa.

En la actualidad, el CBD es el cannabinoide al que se le atribuyen más propiedades terapéuticas para el tratamiento de algunos síntomas y enfermedades, con efectos secundarios leves tanto en dosis pequeñas como elevadas. Se puede decir que el CBD es muy bien tolerado por sus consumidores.

Propiedades terapéuticas del CBD

Las propiedades medicinales más destacables del CBD son:

Antiinflamatorio

Analgésico

Neuroprotector

Anticonvulsivo

Antioxidante

Anti-náusea y antiemético

Antitumoral

Ansiolítico

Antipsicótico

Reductor de la compulsión por consumir heroína, cocaína y alcohol

Inmuno-modulador

Precisamente por estas propiedades medicinales el CBD se utiliza en el tratamiento de diferentes enfermedades, algunas de las cuales son:

Epilepsia

Enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer, Parkinson y Esclerosis Múltiple

Dependencias a sustancias químicas

Ansiedad

Psicosis

Trastorno de espectro autista

Enfermedades inflamatorias crónicas como la poliartritis crónica, enfermedad de Crohn, enfermedad inflamatoria intestinal,

Ayuda con la quimioterapia

Tratamiento antitumoral

E incluso es un buen suplemento alimentario.

Efectos adversos del Cannabidiol

Es difícil hablar de efectos adversos del CBD. Cuando se emplea el CBD en dosis terapéuticas es posible que se presenten algunos episodios de cansancio, somnolencia, sequedad de boca, cefaleas, mareos y disminución del apetito. Pero estos efectos, que a pocos pacientes afectan, mejoran con la reducción de la dosis de CBD y desaparecen por completo si se suspende su uso.

Funcionamiento del CBD

El CBD y el THC interactúan con nuestros organismos de varias formas. Una de las principales formas en que nos afectan es imitando e incrementando los efectos de los compuestos de nuestros organismos conocidos como “cannabinoides endógenos”. Se denominan de eta manera por su similitud con los cannabinoides que se encuentran en la planta de cannabis. Estos endocannabinoides son parte de un sistema regulatorio que se conoce como “sistema endocannabinoide”

Desde que se descubrió el sistema endocannabinoide ha mejorado mucho nuestra comprensión de la salud y la enfermedad. El sistema endocannabinoide tiene implicaciones de gran importancia para casi todas las áreas de la medicina y nos ayuda a comprender cómo y por qué el CBD y el THC son compuestos tan versátiles, y por qué el cannabis es una planta que altera tanto nuestro estado de ánimo.

El sistema endocannabinoide es esencial en la regulación de numerosos procesos fisiológicos que son parte de nuestra vida diaria: nuestro estado de ánimo, nuestra energía, nuestra fortaleza intestinal, nuestra actividad inmunológica, la presión arterial, la densidad de nuestros huesos, el metabolismo de la glucosa, nuestra percepción del dolor, el estrés, hambre y mucho más.

¿Pero qué pasa cuando el sistema endocannabinoide no funciona correctamente? ¿Qué consecuencias tiene un sistema endocannabinoide hiperactivo o deficiente? Muy sencillo: enfermedad.

La ciencia ya ha demostrado que el sistema endocannabinoide está desregulado en la práctica totalidad de las patologías que padecemos. En consecuencia, lo normal es pensar que una correcta modulación de la actividad de nuestro sistema endocannabinoide tiene u gran potencial medicinal en casi todas las enfermedades que afectan a los humanos. Mediante una correcta modulación del sistema endocannabinoide y al mejorar su tono, el CDB y el THC pueden retardar o, en algunos casos, detener la progresión de la enfermedad.